Blogia
El Túnel de Foqui

Historia



Él venía caminando por la calle, como todos los días al volver de su trabajo, casi de noche.
Muchas veces tenía la mala costumbre de ir mirando el suelo, pero otras veces le gustaba observar todo a su alrededor, sobre todo la gente.
Sin embargo, no era una persona dada a conversar con toda esa gente. Nunca hablaba con gente desconocida. Le bastaba con observarlos de vez en cuando. Y también dejarse observar... claro, de vez en cuando...
No podía decir que tenía relación con los vecinos de su barrio pero tampoco le eran extraños.

Pasó por la heladería. Se permitió observar a la señora que atendía. En ese preciso instante, ella lo observó.
-Buenas noches, joven.
-¿Cómo le va, señora?
-Bien, con salud afortunadamente.
-¿Cómo anda el negocio?
-Y... aquí, más o menos... espero que ahora venga el calor y repunte un poco. ¿Y usted?
-Bien, trabajando duro... un poco fatigado nomás...
-Bueno, no lo entretengo, vaya nomás.
-Adiós doña Carmen.
-Adiós Germán.


Se conocían de toda la vida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Brisa -

Hay gente que acabas de conocer y no es necesario el protocolo pq puedes hablar de cualquier cosa, y hay gente que conoces de toda la vida que pese al interés que pongas.... Un saludo.

Juglar -

Actualmente, las conversaciones con desconocidos es lo que me hace más feliz. Y no es una metáfora.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres