Blogia

El Túnel de Foqui

Nuevo blog!

Buenas, si alguien todavía da vueltas por acá, les informo que tengo un nuevo blog.

Luego de un tiempo de ausencia, creé mi nuevo blog en Blogger, ya que me permite subir el código de mi propio diseño y acá hay que redireccionarlo de un servidor y eso es muy feo.

En fin, este es el nuevo túnel:

http://foqui.blogspot.com/

Nos vemos allí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El sol

Fotos de Paisajes



Me desperté. Estaba tirando sobre la hierba húmeda por el rocío. No tenía idea de dónde estaba, de cómo había llegado allí ni de cuánto tiempo llevaba en ese lugar.
El cielo estaba oscuro así que no sabía hacia dónde ir. Esperé sentado y un largo rato después, comenzó a salir el sol.
Tanto me atrajo ese perfecto amanecer, cuya luz me permitía, por primera vez, ver dónde estaba, que me puse a caminar hacia él. Era algo tan bello que era imposible no ir a buscarlo.
Caminé por un buen rato mientras el sol iba subiendo. Pero a medida que lo hacía, su luz se iba haciendo cada vez más intensa. El sol dejaba de dejarme ver y comenzaba a encandilarme.
Llegó el punto en el que sólo podía seguir caminando tapándome los ojos... hasta que tropecé y me caí.
Entonces me di cuenta de que el sol siempre iluminó mi camino. Que era yo el que caminaba en la dirección equivocada. Me di vuelta y vi que podía ir en cualquier otra dirección con los ojos bien abiertos y la frente bien alta.
Gracias al sol.
Queda en mi mente sólo una inquietud: Al cambiar de rumbo, dejé de ir hacia el sol. Pero ese fue mi anhelo desde el momento en el que me incorporé. ¿Qué será de mí ahora que no voy hacía él?

Historia



Él venía caminando por la calle, como todos los días al volver de su trabajo, casi de noche.
Muchas veces tenía la mala costumbre de ir mirando el suelo, pero otras veces le gustaba observar todo a su alrededor, sobre todo la gente.
Sin embargo, no era una persona dada a conversar con toda esa gente. Nunca hablaba con gente desconocida. Le bastaba con observarlos de vez en cuando. Y también dejarse observar... claro, de vez en cuando...
No podía decir que tenía relación con los vecinos de su barrio pero tampoco le eran extraños.

Pasó por la heladería. Se permitió observar a la señora que atendía. En ese preciso instante, ella lo observó.
-Buenas noches, joven.
-¿Cómo le va, señora?
-Bien, con salud afortunadamente.
-¿Cómo anda el negocio?
-Y... aquí, más o menos... espero que ahora venga el calor y repunte un poco. ¿Y usted?
-Bien, trabajando duro... un poco fatigado nomás...
-Bueno, no lo entretengo, vaya nomás.
-Adiós doña Carmen.
-Adiós Germán.


Se conocían de toda la vida.

Las Cinco del Viernes



Bueno, para entrar en calor, las cinco del viernes

1) ¿Tienes vecinos? ¿Les conoces?
Como vivo en un edficio, suelo considerar "vecinos" a los que viven en los otros tres departamentos de mi mismo piso.
Los conozco, salvo a una familia que hay y que están medio locos, yo creo que son de alguna secta o algo así, por lo menos la mujer.
Después hay una pareja de hermanos (varon y mujer) con los que nos llevamos bastante bien y son gente bastante curiosa e interesante y una señora que vive ahí desde que su mamá falleció.

2) Cuando llegaste de nuevo a tu casa, ¿te presentaste a los vecinos? ¿Les invitaste a tu casa? ¿Lo hicieron ellos?
No, cuando me mudé a donde vivo ahora tenía 2 años si nome equivoco y nunca me volví a mudar.

3) ¿Cuáles crees que son las normas de convivencia que todo buen vecino debería respetar? ¿Las respetas tú?
Por empezar, no hacer ruidos que molesten a los vecinos, eso es lo primero. También cuidar los espacios comunes, como la entrada al edificio o la verdeda, esas cosas, nada más. Yo creo que las respeto, habría que ver si mis vecinos opinan lo mismo, yo creo que sí.

4) ¿Tienes o has tenido algún vecino que te hiciera entrar ganas de cambiarte de vivienda? ¿Por qué?
En una época había unos en el piso de arriba que hacían mucho quilombo pero no era para tanto. Así que no.

5) ¿Alguna anécdota divertida sobre la convivencia entre vecinos?
Me acuerdo de una cuando era chiquito y vivía la madre de la mujer que está en el departamento de al lado. Era una señora muy mayor y de vez en cuando me regalaba chocolates que tenía en la heladera. Un día me dijo que me iba a dar algo pero resultó que no le quedaba más chocolate. Entonces, para no desilusionarme, me dio una bolsita de dátiles que me llevé...
Creo que es la cosa más horrible que probé en mi vida, así que la desilusión fue todavía peor.
La hija de esta mujer, que vive ahora aquí al lado, tiene un gato muy gordo que me hace acordar a Garfield y un día se metió a mi departamento. Ahí aprendí que la forma más fácil de echar a un gato es asustándolo... que se joda por meterse donde no debe.

Las Cinco del Viernes

Mensaje

Ignorancia



Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto.

Golpean a la puerta.

Thomas Bailey Aldrich


Este "minirelato" me fascinó la primera vez que lo leí. Y cuando me puse a leer sobre su autor me encontré una frase suya con la que me indetifiqué un poco ya que en estas últimas semanas casi no escribí y la verdad no tengo una razón precisa para eso. Este señor le escribió a un amigo "Inkstand dried up, pen split, ideas gone."
Así de sencillo.

Estoy o no estoy?

Smoke



No estoy triste, tampoco estoy feliz.
No estoy desesperado ni tranquilo.
No estoy seguro ni estoy dudando.
No estoy solo ni estoy acompañado.
No estoy ciego pero no estoy viendo.
No estoy lejos ni estoy cerca.
No estoy bien pero tampoco estoy mal.
No estoy sano pero no me siento enfermo.
No estoy hambriento ni saciado.
No estoy yendo a ningún lado pero no estoy desorientado.
No estoy entendiendo pero tampoco comprendo todo.
No estoy dormido ni estoy despierto.

La pregunta es: ¿Estoy?

Las Cinco del Viernes

Psycho Art



Unas cinco del viernes bastante variadas... aquí van!

1) ¿Cuál crees que es el mejor invento de la historia?
La máquina a vapor y también el uso de la electricidad.

2) De pronto recibes la noticia que tus deseos se harán realidad. ¿Cuáles serían los tres deseos que formularías?
1. Que se le cumpla el primer deseo a una de las lectoras de este blog.
2. Conocer la Antártida.
3. Una gran biblioteca y mucho tiempo libre.

3) ¿Te someterías a una operación de cirugía estética para aumentar tu belleza? ¿Por qué?
No, es algo que simplemente no me va. Creo que este tipo de cirugías sirven para corregir defectos graves o lesiones graves que se pueda tener una persona. Para eso me parece perfecto. Pero por puro gusto, es algo totalmente superficial, sobre todo teniendo en cuenta que uno arriesga su salud para someterse a una operación.

4) ¿Has hecho alguna locura estas vacaciones? Detalles, por favor.
Ouch, la tengo que contar??
Bueno, no puedo hacerlo sin mandar al frente a Gorzo. Estabamos todos en Villa Gesell y cuando la mayoría se fue al centro, nosotros dos nos volvimos a la casa y nos bajamos casi toda una botella de vodka mientras jugábamos a las cartas.
Lo más gracioso fue que cuando volvieron todos yo empecé a pedir una ambulancia porque me sentía mal. Me quedé esperándola afuera, hasta que me aburrí y me fui a dormir al patio de atrás.
Por suerte, escrito no es tan gracioso como fue.
Gorzo, sos mi testigo!

5) Piensa en los cumpleaños de tu infancia. ¿Cuál fue el mejor regalo que recuerdas? ¿Por qué?
La verdad que en esta me quedé mudo... no sé qué responder.
Creo que los mejores regalos, o bien no me los hicieron para mi cumpleaños, o bien ya no era durante mi infancia... así que paso.

Las Cinco del Viernes

Y me río...



Suena el despertador, como siempre. Me despierto, tengo tan pocas ganas de levantarme... encima hace frío otra vez.
Quiero ducharme y el agua no sale caliente. El subte funciona con demoras (qué raro) así que llego tarde al trabajo, que me cansa aún más.
Me equivoqué y me volví a equivocar.
Olvidé algunas cosas pero sin embargo me acordé de salir con el paragüas, el detalle es que hay un sol que no se puede creer. Eso sí, el frío sigue ahí.
La cola del banco llega hasta la puerta. El contador se olvida las cosas. Todos quieren cobrar, nadie paga.
Por suerte termina el día de trabajo porque no doy más, ah.. pero tengo que ir a la facultad!
La clase me aburre, lucho contra el sueño para mantener la concentración pero escribo cualquier cosa y mi hoja se va llenando de tachones. Tengo sed. Quiero ir al baño pero no me puedo perder la clase.
Tengo hambre, mucho.
Encima tengo que tomarme el colectivo para volver a casa, que va lleno hasta las manos y con todo el tránsito que va para Plaza Once.
La cuestión de todo esto es... ¿¿¿alguien me puede decir de qué Ç@#%&¬€$ me río???

Grammys

Premio Grammy



Anoche, en Los Ángeles, se entregaron los Grammy Latinos.

Los buscaba Interpol por los aberrantes crímenes de premiar a Alejandro Sanz y dejar cantar a David Bisbal.

Afortunadamente no ofrecieron resistencia. Yo espero que por lo menos les den 20 años de prisión y que no haya impunidad.

Giffen



Ya que estoy nuevamente inmerso en la universidad, vamos a darle un toque de economía al blog. Más precisamente, un toque de microeconomía.
En la clase de hoy se habló de los bienes Giffen. ¿Qué son?
Son bienes que se salen de la ley de la demanda, es decir, que al aumentar de precio, su cantidad demandada no disminuye, sino que aumenta.
Lo más interesante de este efecto, no es tanto que uno quiera más de algo cuanto más caro sea, sino que para conseguirlo resigne otros bienes que son considerados superiores a este.
Saliendo un poco del mundo de la economía, pero trayendo con nosotros este concepto, podemos pensar en aquellas cosas que, cuanto más difíciles de alcanzar son, más queremos alcanzarlas.
En este contexto, dicha conducta parece bastante menos irracional que en el universo económico.
Yo tengo mis "bienes Giffen"... ¿cuáles son los suyos?

Las Cinco del Viernes

Dengue



1)¿Qué te molesta más, las moscas o los mosquitos?¿Hasta que punto?¿Te molestan tanto como para no poder "vivir" con ellos y tienes que matarlos?
Me molestan más los mosquitos. No es que si veo uno voy a tratar de matarlo... a menos que se me acerque... mi sangre no es gratuita!

2)¿Suele haber moscas o mosquitos donde vives o veraneas?
Por suerte no. Tal vez un poco más en verano. Pero por lo general no hay muchos.

3)Cuando duermes en una habitación con otra persona, ¿te suelen picar todos los mosquitos a ti?
No lo comprobé científicamente pero creo que no. Es más, creo que es más probable que sea al revés.

4)¿Por qué crees que los mosquitos te pican a ti / pican al otro? Da una explicación "científica".
Yo qué sé!!!!!! Mirá lo que preguntan!!!!

5)¿Cuál es el sitio más raro o la circunstancia más atípica en que te han picado los mosquitos?
No tengo la menor idea... sin comentarios... mejor me despido hasta el "viernes" que viene...

Pican pican los mosquitos... pican con gran disimulo... unos pican en la cara... y otros pican en el...

Las Cinco del Viernes

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Respirar

The Everyman Photo Contest



Me despierto y abro los ojos, pero todo sigue totalmente oscuro.
Por alguna extraña razón estoy en posición fetal, algo muy raro porque nunca duermo así. Me estiro pero antes de lograrlo mis pies y manos chocan contra unas paredes.
Estoy en una especie de cubo, totalmente oscuro. Las paredes parecen de una goma dura, como la de la suela de un zapato.
Me doy cuenta de que llevo mi ropa normal, no el pijama que uso para dormir. También tengo puesto mi reloj, prendo su luz. Son las tres de la tarde.
Las paredes de ese cubo son tan negras que no reflejan la pequeña luz verde del reloj.
Trato de tomar conciencia de la situación en la que me encuentro pero sencillamente no tiene sentido.
Comienzo a desesperarme y se me acelera la respiración. Y en ese momento me doy cuenta de la clave. De algún lugar sale el aire que respiro pues han pasado varios minutos.
Intento calmarme y pensar. Si llegué aquí durmiendo, la única salida que imagino es un sueño.
Me vuelvo a dormir...

Memoria



A veces imagino a nuestra memoria como a la caja de un rompecabezas (o puzzle, como prefieran).
No me refiero a la memoria de lo que nos acaba de suceder, o a los últimos días. Me refiero a la memoria de años atrás.
Si simplemente la abrimos, vemos pequeños pedacitos sueltos, de diferentes formas y diferentes colores y parece algo casi imposible poder unirlos todos para formar algo homogéneo.
Son esos recuerdos borrosos que tenemos de nuestra infancia, de la escuela primaria, de nuestros primeros juguetes, de cuando íbamos creciendo... y ni hablar del tamaño que va tomando el rompecabezas con el paso de los años.
Lo malo de este juego, es que si nos esforzamos en ir armándolo, parece que apenas desviamos nuestra atención, las piezas intentan separarse una de la otra y volver a la caja. O lo que es peor! Muchas se pierden, caen de la mesa a una especie de agujero negro del cual es dificilísimo sacarlas...
O tal vez, no caigan a ningún agujero. Tal vez es que esas piecitas se van a otros rompecabezas. No importa si no encajan, simplemente pasamos a ser un recuerdo en la memoria de otro. Tal vez de un familiar, de un colega, de un amigo, de un amor... o de un desconocido, ¿por qué no?

¿A qué voy con todo esto?
Bueno, simplemente a justificar un poco lo que es este blog, este espacio. Es un intento por dejar un registro de las piezas que en el futuro serán parte de mi rompecabezas y que, tal vez, en un momento decidan irse, por qué no, a alguno de los suyos.

Saludos.

PD: Hablando de memoria, vean esta película.

Las Cinco del Viernes



Pensando en el país propio y en uno ajeno, aquí les dejo las cinco del viernes:

1) ¿Hablas algún idioma extranjero? ¿Hay algún idioma que te gustaría aprender?
Solamente inglés. Me gustaría aprender varios más, empezando por el italiano.

2) ¿Alguna vez has vivido en el extranjero?
No, nunca, solamente fui a Brasil y a Uruguay de vacaciones.

3) ¿Te gustaria ir a vivir a otro país?+
Supongo que sí. No es que esté buscando la forma de irme, pero de haber una oportunidad, la consideraría seriamente.

4) ¿Qué cosas piensas que extrañarías de tu país?
El dulce de leche... bueno, la comida en general. El lunfardo. Los partidos de fútbol y el automovilismo.

5) ¿Hay algún país en el que crees que no podrías acostumbrarte a vivir?
En China y en Inglaterra.

Las Cinco del Viernes

De robos y ladrones...

Ladrón



Y bueno... a uno se le cruzan muchas cosas por la cabeza cuando lee algo como esto. La palabra "ladrón" es la primera que se viene a la mente.
Luego, hay una pequeña satisfacción al leer algo así, aunque todos sabemos que son sólo juegos políticos.
Por último, para los autores de este hecho, reclamo una condena de cien años de perdón.

El depósito



Parado frente a la puerta, Marcos se puso el guardapolvo blanco, que le quedaba largísimo, y el casco, también blanco. Atraído por una fuerza inexplicable, casi sin la voluntad de sus acciones, cruzó aquella pesada puerta blindada para entrar a aquel lugar que parecía una especie de depósito.
Dio un paso más hasta que el ruido con el que se cerró la puerta lo dejó helado en su lugar.
Estaba en un enorme galpón, con el techo a unos diez o quince metros de altura y grandes estructuras metálicas en forma de estanterías gigantes que almacenaban cajas de cartón. Estas cajas eran más o menos del tamaño de un auto pequeño y no tenían ningún tipo de etiqueta que pudiera sugerir algo sobre su contenido.
Marcos caminó siguiendo un par de líneas amarillas paralelas que lo guiaban sobre el piso gris, a lo largo de los pasillos que quedaban formados por las estanterías.
Llegó a una especie de patio interior, en el que había cajas más pequeñas que antes. El techo de chapa tenía en ese lugar una parte transparente que dejaba entrar algo de luz del día, un día gris por lo que podía notarse.
Se sintió cansado y quiso volver sobre sus pasos para salir de allí, pero recordó aquella puerta blindada y dio por seguro que sería imposible volver a abrirla. Se disponía a seguir adelante pero descubrió que la única salida que quedaba de ese patio interior estaba bloqueada por un inmenso charco de barro.
Sin explicarse cómo todos los demás caminos que conducían a ese patio habían desaparecido detrás de las cajas, se dispuso a cruzar aquel charco pero se dio cuenta de que no llegaría jamás a saltarlo y de que llevaba puestas sus nuevas zapatillas. Al mismo tiempo, vio entre tantas cajas, un par de botas de goma que seguramente serían mejores para cruzar el obstáculo que se interponía en su camino.
Lamentó en el fondo del alma abandonar su nuevo calzado por unas barrosas botas pero se las puso sin lagrimear y siguió andando.
Luego de un tiempo más, se encontró con un lugar lleno de cajas vacías y desarmadas. Era cartón corrugado común y corriente.
El sueño lo invadió y apenas tuvo la energía suficiente como para improvisar una cama de cartón y acostarse allí.
Vaya uno a saber cuánto tiempo después, un pequeño golpecito en el rostro lo hizo despertar. Un leve repiqueteo y la sensación de tener el rostro húmedo le hicieron darse cuenta de que aquel techo de chapa no era perfecto, al menos tenía una gotera, que dejaba pasar la lluvia. Taparse con el casco no lo ayudó pues el golpeteo en el plástico era aún más insoportable y mover su cama de lugar implicaría desvelarse así que decidió levantarse y seguir andando.
El lugar estaba bastante más oscuro pero al parecer la luna lo ayudaba a poder ver lo indispensable.
Mientras el ruido de la lluvia sobre el techo se iba haciendo más intenso, Marcos continuó caminando casi a tientas, hasta que, al agarrarse de una de las estanterías metálicas, se pinchó con un clavo o con alguna parte que sobresalía del metal.
Luego de varios insultos lanzados al aire, pudo ver en el suelo un par de guantes de jardinero que se puso sin pensarlo dos veces. Lo que también notó al mirar debajo de él, fue que no estaban allí las líneas amarillas que venía siguiendo. Ahora sí que no tenía la menor idea de cómo salir de allí.
En ese momento lo invadió la desesperación, gritó con todas sus fuerzas y le dio un fuerte puñetazo a una de las cajas. El golpe hizo temblar toda la estantería entera. Una de las cajas que estaban más arriba se precipitó hacia el suelo y cayó al lado de Marcos.
Se sintió un fuerte estallido y Marcos se vio en medio de una nube de polvo. Otra caja cayó cerca de donde él estaba y por primera vez sintió miedo. El hambre y la sed hacían la situación todavía más estresante. Para colmo ahora apenas podía abrir los ojos del polvo que había en el aire.
Siguió avanzando a tientas hacia cualquier lado y pateó una caja más pequeña que parecía tener algún objeto dentro. La abrió como pudo y sacó de ella un par de gafas protectoras y un barbijo.
Se los puso y se sintió algo más tranquilo, lo suficiente para poder seguir con su camino, aunque, pensándolo bien, ya no tenía camino.
El polvo fue cediendo mientras se alejaba del lugar del incidente. Se le ocurrió mirarse y le costó contener la risa, parecía disfrazado de una mezcla entre minero y farmacéutico.
Esa pequeña distracción pareció devolverle algunas fuerzas. Se sintió resuelto a terminar con esa situación.
Fue hasta el final del pasillo en el que estaba. Ese pasillo se bifurcaba en dos caminos que estaban completamente oscuros, como si la luz sencillamente no pudiera pasar por allí.
Respiró hondo y corrió hacia la derecha a toda velocidad. Luego de algunos pasos, tropezó con algo y cayó duramente al suelo.
Si no sabía cuánto tiempo había pasado en aquel depósito, menos aún tenía idea de cuánto había pasado inconsciente. Se levantó y una fuerte luz lo cegó. En realidad no era tan fuerte, pero sus ojos se habían habituado a la oscuridad.
Cuando por fin pudo ver, se tocó la cabeza. No tenía sangre, ni siquiera un chichón. No tenía hambre ni sed. No estaba disfrazado, vestía un jean, un sweater rojo y sus zapatillas. Ya no estaba en el galpón, estaba en una especie de parque, con un pasto del color verde más vivo que había visto jamás.
Enfrente suyo, cruzando el parque, había una chica que parecía mirarse extrañamente, como si estuviera en la misma situación que él. Ella también lo vio, sus miradas se encontraron y comenzaron a acercarse el uno al otro temerosamente.
Cuando estuvieron más cerca, se detuvieron. Tardaron unos segundos en comprender la situación. Luego, no pudieron hacer más que sonreírse el uno al otro, se tomaron de la mano y comenzaron a caminar. Juntos. En la misma dirección.

Las Cinco del Viernes



A pesar de que mis vacaciones estan terminando hoy, estas son las cinco del viernes acerca de la playa:

1) ¿Te gusta la playa? ¿La soportas? ¿Eres incapaz de pisarla o necesitas pasar ahí al menos quince días para considerar que has estado de vacaciones "de verdad"?
La verdad que no me gusta mucho la playa. Puedo disfrutarla unos pocos días, pero justamente lo que no me gusta es pasarme quince días seguidos ahí, se me hace muy monótono. Además las playas suelen estar llenas de gente, lo cual contribuye a que no me gusten.

2) ¿Te bronceas (tanto en la playa como en otro sitio)? ¿Te gusta? ¿Te parece bárbaro? ¿Qué nivel de protección usas... si es que usas?
Me bronceo nada más para no desentonar con el resto de la gente que está en la playa, pero tampoco me gusta mucho. En realidad no es que no me guste estar bronceado, es que me aburre estar tomando sol... soy muy inquieto, sobre todo cuando estoy de vacaciones. Protección uso siempre porque soy muy blanquito, por suerte nunca me quemé muy mal con el sol.

3) ¿Qué piensas del top-less? ¿Lo practicas, te gusta que lo practiquen? ¿Te da vergüenza?
Lo practico siempre porque todavía no se inventó el bikini para hombres... :P
Respecto de que lo practiquen, cada una es dueña de hacer lo que quiera. Lo que me parece patético son las persecusiones de los periodistas para fotografiar a las famosas en topless y después hacer un escándalo con eso.

4) Cuando vas a la playa, ¿qué haces? ¿Lees, juegas a palas, te dedicas a cotillear a los vecinos, paseas arriba y abajo, te quedas dormido?
Leo, hago crucigramas, me meto al mar. Me gusta mucho caminar por la playa.
Es lindo tomar algo fresco y comer algo rico.
También practicar algún deporte, fútbol o voley... el resto del tiempo me aburro. :P

5) ¿Cuál es tu playa favorita (o la que menos te disgusta)?
No tengo ninguna. Pero me gusta cuando la playa es amplia.

Las Cinco del Viernes



PD: No se responden preguntas acerca de la foto ;)

A clickear un poco...

La ciencia es divertida!



Hoy los invito a divertirse con unos juegos en flash muy buenos.

Pero si les gusta más la ciencia, ahí tienen para divertirse, es una página muy interesante y muy curiosa.

Para los que suelen ver series y películas policiales, seguramente conocen el ten-code.
Y no sé si muchos conocen el código internacional de letras y el mismo código pero por banderas.

Hasta luego!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Libro de Quejas

Manuelita



A través de la este post, me gustaría presentar una enérgica queja al Sr. García Ferré y a toda la gente responsable de la película "Manuelita" y exijo que inmediatamente se presente una explicación racional y coherente de por qué en dicho film, este quelonio es presentado como una niña en edad escolar cuando en la letra de la canción compuesta por María Elena Walsh claramente habla de Manuelita como una tortuga vieja y arrugada, cuando dice en un par de fragmentos:

Dijo: –“Yo no sé por qué
estoy arrugandomé
si desde hace 80 años
tengo un cutis de bebé”.

Dijo: –“ Qué podré yo hacer?
Vieja no me va a querer;

Sin más, me siento bajo la sombra de un árbol y me declaro en huelga hasta que se satisfagan mis demandas.
De ser necesario, se convocará a un escrache y a un corte de algún pasaje que nadie use (no pude juntar suficiente gente como para cortar una calle en serio).

Sombrero

Sombrero



Francisco salió del trabajo una tarde, agobiado por los duros quehaceres que llevó adelante en ese día.
No sólo había tenido que lidiar con una cantidad de tareas que a cualquiera le serían excesivas sino también con la incompetencia de quienes lo rodeaban:
Empleados que llegaban tarde a trabajar, un chofer que se quedó dormido cuando debía pasar a buscarlo, gente que no atendía su teléfono, un ascensor que funcionaba pésimo y un candado en una puerta que debía estar abierta.
Con toda esa carga encima, salió a la calle.
Le gustaba mirar el cielo pero esta vez estaba gris, así que comenzó a mirar al resto de la gente. Luego de ver pasar a unos pocos, lo indignó el hecho de que ninguno de ellos llevaba sombrero.
Esto no hizo más que agrandar su ira hacia los demás, ¿cómo podía ser que, además de ser unos incompetentes, ninguno tuviera la decencia de llevar sombrero? ¿Qué clase de valores tenían?
Continuó bufando por algunas cuadras más, mientras veía más gente sin sombrero. Sus nudillos ya estaban blancos y su cara totalmente roja.
Entonces, las nubes de aquel cielo gris decidieron condensarse y comenzó a caer una fina lluvia que mojaba a todos los que no llevaban sombrero.
Cuando las primeras gotas comenzaron a caer sobre su calva cabeza, Francisco se dio cuenta de que había olvidado su sombrero en la oficina.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres